Cómo bajar la fiebre en bebés y niños

Aprende a cuidar a tus hijos con estos remedios

Con el invierno y las bajas temperaturas, vienen los resfriados y la fiebre, tanto en adultos como en niños, si bien es cierto que los bebés son más propensos a estos pues sus defensas son más débiles.

Para ayudarte a bajarles la fiebre, te aconsejamos lo siguiente:

Darles un buen baño de agua templada

Nunca usar agua fría, pues podría ponerlos pero. Se debe bañarlos como siempre, a  una temperatura que oscile entre 35ºC.

Remojarlos con paños fríos

El típico remedio de la abuela; con un paño húmedo y algo escurrido, dejarlo en su frente hasta que se vaya enfriando el niño. Si se calienta el paño y la fiebre aún no ha bajado, simplemente mojarlo de nuevo e ir repitiendo el proceso.

Lo ideal es tener preparada una palangana con agua, de modo que se pueda mojar el paño de cada vez.

Beber mucho líquido

Debido al sudor que se escapa por las altas temperaturas, es aconsejable que tanto en bebés como en niños se les dé de beber, para que no se deshidraten. Además, el agua fría ayuda a rebajar la temperatura corporal.

Desvestir al niño/a

La ropa puede absorber el calor, de modo que este se guarda en el cuerpo del infante, manteniendo una temperatura corporal elevada, lo que resulta en un aumento de la fiebre.

Con quitarle la ropa y dejarle con algo más fino, se ayudará a que el calor se disipe y no sude tanto. Es conveniente secarle dicho sudor una vez desvestido.

No permanecer en lugares muy cálidos.
Puede parecer algo obvio, pero pasarse horas en una habitación cerrada en pleno verano, o con la calefacción encendida, resulta en una temperatura ambiental mucho más elevada. Para solucionar esto, lo ideal es irse a una habitación más fría o, en caso de ser verano, y si las temperaturas lo permiten, salir a dar un paseo y quedarse bajo la sombra.

Ibuprofeno o jarabes

Cuando lo anterior no funciona, siempre se puede optar por esta alternativa menos natural, sobre todo si la fiebre sube por encima de los 38 º C.

En caso de persistir la fiebre elevada durante más de un día o presente síntomas como dificultad para respirar, sarpullidos en la piel, etc. es conveniente llevarle a ver a su pediatra, ya que podría tratarse de una infección bacteriana.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *