Cómo dormir a un bebé

Las técnicas más efectivas para que tu hijo duerma plácidamente

Al principio de su nacimiento todo son alegrías, pero también se suceden las largas noches de insomnio, sobre todo si se tiene la “suerte” de un bebé muy activo y con pocas ganas de dormir. Esto es debido a que los infantes no saben distinguir entre día y noche, por lo que es conveniente enseñarles.

Para darte unas cuantas horas de descanso, te enseñamos un par de trucos para dormir a tu bebé.

Uso de la luz de manera inteligente

Como dijimos, el niño no sabe cuándo es de día, pero su cuerpo le avisa cuando hay luz, para que se mantenga despierto. Al contrario, cuando todo se vuelve oscuro, el cerebro manda la señal de que es hora de dormir, en concreto, envíe melatonina que adormece al bebé.

Lo anterior se traduce en que, cuando no se esté durmiendo se mantenga bien iluminada la casa, dejando entrar luz. Además, es conveniente dejar dormir al bebé durante sus siestas diurnas en habitaciones con luz, a menos que tenga dificultades para dormir la siesta.

Para inducir el sueño a la noche se deben ir apagando las luces de forma gradual dos horas antes de acostar al bebe. Si es posible, comprar lámparas con dimmers, que permitan graduar la intensidad de la luz para que, sin llegar a apagarse del todo, produzcan una luminosidad tenue.

Cuando se le lleve a la cuna, si se quiere dejar con una pequeña luz al bebé no pasa nada, solo que es mejor usar una luz más fría (azulada, no amarillenta, pues esas hacen que se mantenga despierto).

  • Poner al bebé a dormir cuando esté somnoliento.

De este modo no le despertaremos cuando se le mueva y aprenderá a dormirse por sí sólo.

  • No ir cada vez que llora.

Para muchas madres esto es un desafío; ya que tienden a ir de forma instintiva, pero lo que hacen es enseñarle a que despierte más a menudo. Es mejor darle tiempo a que se calme por sí mismo, yendo hacia él/ella si se nota que no se tranquiliza y está a punto de despertarse.

  • Evitar el contacto visual.

Mirarle a los ojos, cantar su canción favorita o hablar de forma excitada, envía un mensaje al bebé de que es hora de jugar, desvelándose. En su lugar, se debe hablar con voz calmada manteniendo la vista a la altura de su barriga, acariciándole para que se duerma.

  • No ser estricta con los cambios de pañales.

Cada vez que se despierta no necesita ser cambiado, esto lo que hace es que se desvele todavía más; si no huele, puedes esperar un poco más a cambiarle.

Estos consejos pueden aprenderlos desde el primer mes, pero no desesperes si no funcionan, ya que lo normal es que un bebé no aprende a dormir hasta los cuatro meses de edad.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *